Skip to main content
Tipos de phishing

Con la creciente popularidad del phishing, es crucial estar siempre un paso adelante. ¿Conoces los diferentes tipos de phishing y cómo protegerte?

Qué es el phishing

El phishing es una forma de ciberdelito en la que los estafadores intentan engañar a las personas para que divulguen información personal, financiera o sensible, como contraseñas, números de tarjetas de crédito o información de inicio de sesión, haciéndose pasar por entidades de confianza. Estos delincuentes suelen utilizar métodos de ingeniería social, como correos electrónicos, mensajes de texto, llamadas telefónicas o mensajes en redes sociales, para convencer a las víctimas de que revelen esta información.

El término «phishing» deriva de la palabra inglesa «fishing» (pesca), haciendo alusión a la idea de lanzar un anzuelo y esperar que las víctimas muerdan el cebo. Los ataques de phishing suelen implicar la creación de mensajes o sitios web falsos que imitan a instituciones legítimas, como bancos, empresas, redes sociales o servicios en línea populares, con el objetivo de engañar a las personas para que revelen información confidencial.

El phishing puede tener consecuencias graves, como el robo de identidad, el fraude financiero, el acceso no autorizado a cuentas en línea y la propagación de malware. Por lo tanto, es importante que las personas estén alerta y tomen medidas para protegerse contra este tipo de amenazas cibernéticas, como verificar la autenticidad de los mensajes recibidos, evitar hacer clic en enlaces sospechosos y mantener actualizado el software de seguridad en sus dispositivos.

Cómo se lanza un ataque de phishing

Los ciberdelincuentes suelen llevar a cabo una serie de pasos antes de lanzar un ataque de phishing. Aquí hay un resumen de cómo suelen actuar:

  1. Recolección de información: Antes de iniciar un ataque de phishing, los ciberdelincuentes recopilan información sobre posibles víctimas y organizaciones objetivo. Esto puede incluir investigar en redes sociales, buscar información en bases de datos públicas, recopilar correos electrónicos de sitios web hackeados o comprar listas de direcciones de correo electrónico en el mercado negro.
  2. Creación de mensajes convincentes: Una vez que tienen suficiente información sobre sus víctimas y objetivos, los ciberdelincuentes crean mensajes de phishing convincentes. Estos mensajes suelen incluir elementos de ingeniería social para engañar a las personas y hacer que revelen información confidencial, como contraseñas, números de tarjetas de crédito o información personal.
  3. Selección del método de entrega: Los ciberdelincuentes eligen el método de entrega más efectivo para sus mensajes de phishing. Pueden optar por enviar correos electrónicos masivos, mensajes de texto, mensajes en redes sociales o incluso realizar llamadas telefónicas, dependiendo de su objetivo y de la información recopilada sobre las víctimas.
  4. Creación de sitios web falsos: En muchos casos, los ciberdelincuentes crean sitios web falsos que imitan a instituciones legítimas, como bancos o empresas, para robar información de inicio de sesión u otros datos confidenciales de las víctimas. Estos sitios web suelen tener URLs similares a las originales para engañar a las personas.
  5. Lanzamiento del ataque: Una vez que todo está preparado, los ciberdelincuentes lanzan el ataque enviando los mensajes de phishing a sus objetivos. Pueden utilizar técnicas de enmascaramiento para hacer que los correos electrónicos parezcan legítimos, como usar nombres de dominio falsificados o hacer que los mensajes parezcan provenir de direcciones de correo electrónico legítimas.
  6. Monitoreo y recopilación de datos: Después de lanzar el ataque, los ciberdelincuentes monitorean activamente las respuestas de las víctimas y recopilan los datos confidenciales que han sido proporcionados. Pueden utilizar esta información para cometer fraude financiero, robo de identidad u otros tipos de delitos cibernéticos.
  7. Lavado de activos y evasión: Una vez que han obtenido la información deseada, los ciberdelincuentes pueden intentar lavar sus activos o evadir la detección cambiando la apariencia de los sitios web falsos, vendiendo la información robada en el mercado negro o utilizando métodos de anonimización para ocultar su identidad.

En resumen, los ciberdelincuentes realizan una serie de pasos meticulosos antes de lanzar un ataque de phishing, desde la recopilación de información hasta el lanzamiento del ataque y la recopilación de datos. Es importante estar siempre alerta y tomar medidas proactivas para protegerse contra este tipo de amenazas cibernéticas.

Tipos de phishing

Hay varios tipos de phishing, cada uno con sus propias técnicas y enfoques para engañar a las personas y obtener información confidencial. Aquí tienes una lista de algunos tipos comunes:

  1. Phishing por correo electrónico: Los ciberdelincuentes envían correos electrónicos falsos que parecen ser de instituciones legítimas, como bancos o empresas, solicitando información confidencial.
  2. Phishing por SMS (Smishing): Similar al phishing por correo electrónico, pero en lugar de correo electrónico, los atacantes utilizan mensajes de texto para engañar a las personas y obtener información confidencial.
  3. Phishing telefónico (Vishing): Los estafadores utilizan llamadas telefónicas para engañar a las personas haciéndose pasar por representantes de instituciones legítimas y solicitando información confidencial.
  4. Phishing en redes sociales: Los ciberdelincuentes utilizan plataformas de redes sociales para enviar mensajes falsos o crear perfiles falsos con el objetivo de engañar a las personas y obtener información confidencial.
  5. Phishing dirigido (spear phishing): Los atacantes personalizan los mensajes de phishing para dirigirse a individuos específicos o grupos de personas, utilizando información obtenida previamente sobre las víctimas para aumentar la credibilidad del mensaje.
  6. Phishing de ingeniería social: Los ciberdelincuentes utilizan tácticas de manipulación psicológica para engañar a las personas y obtener información confidencial, como la creación de situaciones de urgencia o miedo para incitar a las víctimas a actuar sin pensar.
  7. Whaling : Este tipo de phishing se dirige específicamente a individuos o entidades de alto perfil, como ejecutivos de empresas o figuras públicas importantes. Los ciberdelincuentes buscan obtener información confidencial o acceso a sistemas importantes aprovechando la autoridad y el acceso privilegiado de estas personas.
  8. Pharming: En lugar de depender del engaño a través de correos electrónicos o mensajes, el pharming implica manipular el sistema de nombres de dominio (DNS) para redirigir a los usuarios a sitios web falsos, incluso si ingresan la URL correcta en su navegador. Esto puede llevar a las personas a sitios web falsos donde se les solicita información confidencial.

Estos son solo algunos ejemplos de los diferentes tipos de phishing que existen. Es importante estar atento y tomar precauciones para protegerse contra estas amenazas en línea.

Protegerse de ataques de phishing

Para protegerte de los ataques de phishing, aquí tienes algunas medidas que puedes tomar:

  1. Mantén la calma y verifica la legitimidad: Ante cualquier solicitud de información confidencial por correo electrónico, mensaje de texto, llamada telefónica o en redes sociales, tómate tu tiempo para verificar la autenticidad. No te apresures a proporcionar datos sensibles.
  2. Examina cuidadosamente los mensajes: Presta atención a los detalles en los correos electrónicos, mensajes de texto, llamadas telefónicas o mensajes en redes sociales. Busca errores gramaticales, direcciones de correo electrónico sospechosas, enlaces extraños o solicitudes de información personal inusual.
  3. Utiliza la autenticación de dos factores (2FA): Habilita la autenticación de dos factores siempre que sea posible. Esto agrega una capa adicional de seguridad al requerir no solo una contraseña, sino también un código único enviado a tu dispositivo móvil.
  4. Evita hacer clic en enlaces sospechosos: Si recibes un correo electrónico, mensaje de texto o mensaje en redes sociales con un enlace que te parece sospechoso, evita hacer clic en él. En su lugar, visita el sitio web de la institución directamente escribiendo la URL en tu navegador.
  5. No compartas información confidencial por teléfono: Si recibes una llamada telefónica solicitando información personal o financiera, no la proporciones. En su lugar, cuelga y comunícate directamente con la institución utilizando la información de contacto oficial proporcionada en su sitio web.
  6. Mantén tus sistemas actualizados: Asegúrate de tener instaladas las últimas actualizaciones de software y antivirus en tus dispositivos para protegerte contra vulnerabilidades conocidas.
  7. Educación continua sobre seguridad cibernética: Mantente informado sobre las últimas tendencias en seguridad cibernética y comparte esa información con tu familia y colegas. La conciencia y la educación son fundamentales para prevenir ataques de phishing.

Al seguir estas medidas de seguridad, puedes reducir significativamente el riesgo de convertirte en víctima de un ataque de phishing. ¡Mantén tus datos seguros y protegidos!

Leave a Reply